El sendero ecoturístico La Antesala del cielo permite admirar el Valle de Tucabaca en la serranía chiquitana. Son dos miradores.

Publicidad

Ad

El sendero es uno de los sitios más visitados en Santiago de Chiquitos, por su recorrido corto y sus miradores que permiten apreciar el Valle de Tucabaca, el bosque seco tropical Chiquitano que la reserva del valle alberga, y sus alrededores.

Consta de senderos bien señalizados y dos miradores consecutivos. Se encuentran a 3,5 km de la plaza principal de Santiago de Chiquitos, en el camino que va al valle hasta la gruta (acceso caminando o en vehículo). En total, en ambos miradores se hace un recorrido de 4 km.

Desde este punto se inicia la subida a pié de unos 700 metros en pendiente para llegar al primer mirador, el Mirador chico, desde donde se puede avistar gran parte del valle, la población de Santiago y sus alrededores.

Continuando el ascenso por otros 900 metros (para subir aquí se requiere estar en buena condición física), se llega al segundo mirador, el Mirador grande, llamado también la “Antesala del cielo”: una planicie con formaciones rocosas en forma de monolitos y consideradas guardianes del pueblo. Desde este mirador, se tiene la mejor vista para admirar el Valle de Tucabaca.